martes, 8 de noviembre de 2016

Un partido clave desperdiciado

Por Tomás Balzi
Parecía que se caía el vestuario pero la euforia
quedó tras el umbral de la salida al terreno de juego. 
Boca Juniors de Coronel Suárez desperdició una oportunidad clave. Para asegurar la localía dependerá de los resultados de sus rivales en la próxima fecha.
En la decimotercera fecha del torneo por la Liga Suarense  se enfrentaron  Boca Juniors de Coronel Suárez  vs. Unión de Pigüe, un partido que prometía buen fútbol, pero terminó siendo un triste empate 1 a 1 que dejó mal parado a los dos equipos. El elenco suarense ya clasificado para la próxima instancia del torneo donde se producirán los cruces entre los mejores de cada zona, necesitaba la victoria para garantizarse  la localía en las llaves de la próxima fase. Por el otro lado, Unión necesitaba ganar para clasificar con una ventaja deportiva sobre sus contendientes por el tercer lugar de la zona B. Pero el partido no fue el esperado por ninguno de los dos equipos. Al comienzo fueron a una contienda sin cuartel que convirtió el mediocampo en una zona de transición.  Hasta que a los nueve minutos del primer tiempo Federico Bagna  asistido por Lisandro Pinilla convierte el 1 a 0 para Unión de Pigüe. El gol fue la prueba de la mala actuación del fondo local que en más de una ocasión se encontraba mal parado. Pero esto fue solo el comienzo ya que durante todo el primer tiempo los visitantes llegaron con superioridad numérica ante la defensa de Boca. Y por si la cosa venía mal, cerca de los treinta minutos de juego expulsaron al Joaquin Steinbach por acumulación de tarjetas. Los locales se fueron con un gran desafío al entretiempo, detener el fuerte ataque de los visitantes que no les daban respiro con un hombre menos.

El segundo tiempo arrancó no muy diferente al final del primero. Unión llegaba con una gran superioridad numérica ante el arco rival aunque sin mucha suerte para marcar la diferencia que les diera la victoria. Con el paso de los minutos el roce físico se hizo más evidente dando lugar a jugadas peligrosas, mientras la terna arbitral no tuvo una brillante actuación  sino más bien lo contrario. Dejaron actuar con demasiada libertad  a los jugadores  y eso caldeó más la situación. Los locales casi no tenían oportunidad de remontarlo pero después de varias jugadas individuales llegó una falta frente al área rival que les dió una última oportunidad.  Una vez ejecutado el tiro libre,  una falta en el aire generó la expulsión directa del jugador Matías Garay de Unión de Pigüe  y un penal que cambió por gol Rafael Balvidares a los treinta y cinco minutos del complemento.  El partido siguió con la misma dinámica sin otra acción de peligro, y terminó con el empate que dejó el sabor amargo en la boca de los jugadores. Los dos planteles entraron rápidamente a los vestuarios y solo salió a hablar el mediocampista Matías Steinbach que dijo: “Este no es el partido que vinimos a buscar, necesitábamos ganar para no depender de nadie. Ahora solo nos queda esperar las definiciones de la próxima fecha y corregir los errores entre semana”.  Boca quedará libre la próxima fecha y Unión buscará un triunfo frente a Puan F.C. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada