miércoles, 24 de agosto de 2016

NOTAS DE OPINIÓN. El TARIFAZO.

El “tarifazo” y la mirada de los suarenses

Por Enrique Pedelaborde
El estudio se realizó sobre 210 muestras obtenidas en el radio céntrico
de la ciudad de Coronel Suárez.
Según una encuesta realizada por alumnos de la Universidad Provincial del Sudoeste, el 40% de los habitantes de Coronel Suárez ven al Gobierno de Macri como principal responsable del alza tarifaria.
En lo que va del año 2016, una de las principales preocupaciones, sin lugar a dudas, es el aumento desmedido en los servicios de electricidad y de gas, que se ha bautizado de manera popular como “tarifazo”.
Este martes 23 de agosto, alumnos de la UPSO, encuestaron a personas que transitaban en distintos sectores de la ciudad, obteniendo como resultado datos, por demás, interesantes, teniendo en cuenta que el Gobierno Municipal es oficialista.
Un 89% de los encuestados respondió que el alza les afecta mucho y de manera sofocante, y están muy de acuerdo con el reciente fallo de la Suprema Corte de Justicia. Un 35% piensa que no debe haber aumento alguno, mientras que la mitad de las personas consultadas opinan que una suba en los servicios de hasta el 50% sería razonable.
El dato que resalta de manera más relevante, es el rotundo cambio en el pensamiento de los ciudadanos, sobre quien tiene la culpa de este aumento desmedido. Un 40% de las personas cree que la culpa es del Gobierno de Mauricio Macri, un 37% culpabiliza al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, un 9,04% a las empresas prestadoras y el 1,57% restante no sabe o no contestó.
Por ahora, el freno en las tarifas domiciliarias, genera una tranquilidad momentánea, y estamos a la espera de un nuevo sistema tarifario, que, posiblemente sea un aumento segmentado según la zona del país. Un llamado de atención y tirón de orejas de la Corte Suprema para el oficialismo, a pesar, de que ya está muy cerca la primavera.


Tarifazo: realidad vs relato político.

Por Juan Manuel Beier
Desde el gobierno nacional se dijo que el aumento de servicios afectó sólo a un 15% de la población. En la calle, la realidad es otra.
Las boletas no llegan y se crea un ambiente de absoluta incertidumbre en la sociedad. Lo más vergonzoso es la comparación de los dichos del gobierno nacional con la realidad.
Tras una encuesta realizada en el centro de la ciudad de Coronel Suárez (partido donde ganó por amplia diferencia el frente Cambiemos) se observa la contracara, la cruda verdad, el 88% de los encuestados dicen que les afecta de “mucho” a “un poco” el alza de las tarifas de los servicios públicos.
Una ciudad que votó el cambio ya padece sus consecuencias: más de 100 nuevos desempleados provenientes de micro emprendimientos, baja actividad comercial, descontento casi unánime por los tarifazos y ya se llevan 24 días de asamblea permanente por la situación de los empleados municipales.
Los datos que preocupan son las 1.165.000 de personas desempleadas en el país, un 9.6%, casi un 4% más que el último trimestre del año pasado.
Así mismo el relato de la “pesada herencia” carece de sentido cuando se ve que el 40% de los que realizaron la encuesta dicen que el gobierno actual es el causal de la situación, frente a un 37% que indica que es culpa de anteriores dirigencias.
No olvidemos que esta encuesta se realizó en un ambiente donde todo marcha más o menos estable y no se tomó en cuenta zonas quizá más vulnerables a estos cambios políticos tan drásticos. 
Mientras el pueblo argentino no recibe ningún tipo de medida concreta que incentive el buen humor y la vida tranquila, el gobierno de Mauricio Macri solo habla del legado negativo de Cristina Kirchner y compañía.
La esperanza de dejar actuar a los nuevos se vence cada día más. Aun así el fallo de la Corte Suprema de Justicia da cierto alivio en anular el aumento de las tarifas de gas, aunque no alcanza a las pymes, los comercios e industrias.
Dicen por ahí que existe la “globotomía”, el arte de convencer al ciudadano de que todo lo bueno que le sucedió antes (irse de vacaciones, hacerse la casa, comprar un autito, cobrar un salario digno) se debía a una razón mala, y que todo lo malo que le sucede ahora se debe a una razón buena (¿será la Shell de Aranguren?)

Lo cierto es que desde hace meses, se vive con intranquilidad, con desaliento, y sin certezas de que es lo que va a pasar, pero con síntomas de que lo que viene no es demasiado alentador, por lo menos para el humilde trabajador argentino. 

Los aumentos afectan directo al bolsillo.

Por Daiana Eberle
Se realizó una encuesta a 210 personas de Coronel Suárez  con el objetivo de visualizar que opina la gente sobre este tema que preocupa y mucho.
¿Las cosas aumentan y por eso debemos resignarnos y aceptarlo? Ya a todos les cuesta llegar a fin de mes y se empeora aún mas con el desempleo que se está generando por el cierre de talleres, en la zona.
¿Es necesario el cambio tan brusco? ¿Es necesario que se tengan que pagar estas subas, perjudicando directamente al bolsillo de la gente trabajadora? Además no solo están estos impuestos, si no  muchas de otras cosas. Quizás sea un “reajuste” que no sabemos si es  herencia del gobierno anterior o que sea una medida tomada por este gobierno.
La mayoría no está en desacuerdo en que se genere un aumento, pero podría darse de manera paulatina por ejemplo del 50%, sino ante el brusco aumento lo  primero que hace la gente es reclamar, con todo derecho.
Es común escuchar a la gente quejándose, hay familias que son más vulnerables y que realmente le afecta esto.
Pagar es una obligación ya que somos consumidores de los servicios públicos. Nunca se está conforme con nada porque somos así, ahora son estas tarifas y luego va a hacer otro motivo por el cual se reclamé. Sólo basta con adaptarnos a las circunstancias.

Damos nuestra  opinión donde se acepta y se respeta,  cuando estos  cambios se dan hay que aceptarlos.

Continua la preocupación por los aumentos tarifarios.

Por Claudia Gómez. 
A ocho meses de la asunción del nuevo gobierno, el tema, todavía no está resuelto.
Persiste el debate, pero sobre todas las cosas, la preocupación de la ciudadanía por la incertidumbre de que va a suceder, con la implementación de los aumentos en las tarifas de los servicios públicos.
Ante la inquietud surgida, de que el tema del “tarifazo” ya no estuviera en la agenda del contribuyente, consultoras y encuestadoras, realizaron varios sondeos que arrojaron como resultado, la total vigencia del tema.
Los estudiantes de periodismo de primer año, decidimos realizar una encuesta primaria, y ver cuáles eran los resultados que arrojaban las mismas. La intención era saber si en nuestra ciudad todavía preocupaba esta cuestión.
Realizamos consultas personales a 210 personas, que transitaban el radio céntrico de nuestra localidad y consistía en responder rápidamente cuatro preguntas. Las mismas no eran para desarrollar, sino que cada una tenía varias opciones, entre las cuáles se podía optar.
Una vez finalizada, hicimos el recuento pertinente para que cada uno de nosotros realizara su posterior análisis.
Queda claro que es un tema que tiene total vigencia, además de la preocupación que todos expresaban. Y que inquieta y mucho la no resolución definitiva del mismo.
El asunto genera incertidumbre porque todavía no se conoce cómo va a impactar en el bolsillo del ciudadano. Habrá  personas que les afecte más que otros, pero sin duda, muchas de ellas sienten  empatía porque entienden que hay sectores más vulnerables que son los que van a salir perjudicados.
En la actualidad, y seguramente condición que comparte con muchas otras ciudades del país, la nuestra no está ajena a la falta de oportunidades laborales y la grave crisis  que vive el sector del calzado, con cientos de despidos en los últimos meses. Situación que complica económicamente a la clase media.
Como conclusión del trabajo realizado, todos los encuestados continúan con el interés de saber qué es lo que va a suceder con las tarifas de los servicios públicos, y expresamente dejaron en claro que están de acuerdo con que la Corte haga lugar a los diferentes recursos de amparo que se han presentado.

Y para finalizar, viendo  los resultados arrojados, en una paridad, los habitantes de Suárez, culpan en igual medida tanto al gobierno saliente, como al que nos está gobernando desde diciembre, que sigamos sin resolución alguna, y con la incertidumbre de qué no se sepa, cuánto es realmente lo que se va a pagar. En este sentido, puede analizarse qué es consecuencia de un ejecutivo que tuvo las tarifas pisadas y dispares en valores respecto a los habitantes de la ciudad de Buenos Aires y el resto del país. Y un ejecutivo actual que no supo resolver la suba de la tarifa de los servicios públicos, no entendiendo que los consumidores eran conscientes que era necesario un incremento en las mismas, pero no de la manera que se dio y además se esperaba en forma progresiva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada